La SER también prescinde del periodista Manuel Rico

Cadena Ser
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El director de infoLibre considera que “el giro a la derecha del grupo Prisa es dramático porque desequilibra por completo el panorama mediático en España”. Después de despedir a Fernando Berlín, la Cadena SER ha comunicado a Manuel Rico que prescinde de sus colaboraciones en la nueva temporada. El director de infoLibre ha comunicado la decisión de la emisora en un artículo en el que analiza, al margen de esta decisión particular, el panorama mediático en España tras el “dramático giro a la derecha del grupo Prisa”.

En este sentido, Rico aclara en primer lugar que “la cadena SER puede contratar y despedir como tertuliano a quien le dé la gana” y “sus oyentes son los que deben valorar la calidad del producto que reciben”. Dicho esto, el periodista cree que “es una tragedia para la izquierda de este país el giro en la línea editorial de sus medios, y muy especialmente de El País”.
 
Rico explica que “primero, el grupo empezó a tener tantos intereses en el mundo de las editoriales, que algunas páginas de Cultura había que leerlas con precaución. Después, Prisa se expandió por Latinoamérica y el fervor de algún converso llevó a publicar aquella portada de un Chaves moribundo que no era Chaves, ejemplo paradigmático de cómo se informa sobre ciertos países. Luego, bancos y grandes empresas entraron directamente en el accionariado del grupo y hubo que dar por perdidas muchas páginas de Economía”.
 
“Y ahora han llegado al mando del periódico los liberales, que han decidido que formas parte de la anti-España si no defiendes que Rajoy debe gobernar, lo que está lastrando muy seriamente las secciones de Política y de Opinión”, añade.
 
“Total, que la situación mediática es la siguiente: en un lado están las principales cadenas públicas y privadas de televisión, casi todas las radios, el 90% de los periódicos nacionales y provinciales y un sinfín de medios nativos digitales, desde los que están bien hechos hasta los que son bazofia empaquetada en formato de periódico. Y en el otro lado hay cuatro programas de tele en La Sexta y Cuatro, tres de radio y un puñado de medios digitales, la mayoría de ellos pequeños y con serias dificultades para alcanzar el equilibrio financiero”, sentencia.
Dicho esto, advierte: “El periodismo lo puede pagar El Corte Inglés (y las demás grandes empresas), lo puede pagar Moncloa o el Gobierno autonómico o local al mando o lo pueden pagar los lectores. No hay más”.