La fiscalía suiza investiga a Beckenbauer por el Mundial de 2006

Franz Beckenbauer
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Beckenbauer ha rechazado categóricamente haber obrado de forma ilegal. La Fiscalía suiza anunció hoy que está investigando al alemán Franz Beckenbauer, gran ídolo del fútbol de su país, por sospecha de irregularidades en torno al Mundial de Alemania 2006, en el que fue presidente del comité organizador.

El Ministerio Público confirmó un informe del semanario alemán «Der Spiegel» que señala que se abrió expediente contra Beckenbauer por sospecha de fraude y lavado de dinero.

«En nombre de la fiscalía federal de Suiza le confirmo una operación en curso», señaló el órgano estatal suizo y anunció que dará a conocer en el transcurso del día un comunicado con más información.

No se obtuvieron hasta ahora reacciones ni de Beckenbauer ni de la agencia que lo representa.

El escándalo en torno a la concesión del Mundial estalló en octubre de 2015, cuando salió a la luz un sospechoso pago de 6,7 millones de euros que Beckenbauer y su socio Robert Schwan -con la ayuda de Robert Louis-Dreyfus, entonces presidente de Adidas- realizaron en 2002 a una cuenta de Qatar a nombre del ex miembro de la FIFA Mohamed bin Hammam.

En 2005, el comité organizador devolvió los 6,7 millones a Louis-Dreyfus, pero el pago se camufló deliberadamente como una contribución para una gala del Mundial que nunca se celebró.

Alemania fue elegida como sede del torneo en 2000 por el comité ejecutivo de la FIFA, en una elección en la que se impuso 12-11 sobre Sudáfrica.

Fueron decisivos los apoyos europeos y asiáticos, además de la sorpresiva ausencia en la votación del neozelandés Charles Dempsey. El país africano albergaría el primer Mundial en el continente cuatro años después de Alemania.

El dudoso pago también fue investigado por encargo de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) por el despacho internacional de abogados Freshfields, que sin embargo no pudo aclararlo cabalmente.

Beckenbauer ha rechazado categóricamente haber obrado de forma ilegal.