El nuevo presidente de RTVE, contra las cuerdas nada más aterrizar en el cargo

Estudios de RTVE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PSOE lleva al Congreso las denuncias sindicales sobre el desmantelamiento del centro emisor de Noblejas y el cierre de la onda corta. Pocas horas después de que José Antonio Sánchez fuera elegido oficialmente presidente de RTVE, el PSOE ha presentado una batería de preguntas en el Congreso sobre el desmantelamiento del centro emisor de RNE en Noblejas y el cierre de la onda corta. Además, ha exigido la comparecencia del nuevo responsable de la televisión pública para que explique estas decisiones.

La petición de los socialistas para que Sánchez comparezca en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE fue registrada el viernes y en ella se requiere expresamente que informe “de los criterios que se han tenido en cuenta para el cierre de las emisiones en onda corta de Radio Exterior de España y el desmantelamiento de las instalaciones del centro emisor de Noblejas (Toledo)”.

También el viernes, el PSOE registró un total de cuatro preguntas que solicita le sean contestadas por el Gobierno por escrito. En ellas, además de preguntar por el cierre de la onda corta y por Noblejas, los socialistas quieren saber el importe de las inversiones llevadas a cabo en este centro en los últimos 10 años. También quieren saber qué hará el Gobierno con las instalaciones y los equipos.

Esta iniciativa del PSOE surge como respuesta a las denuncias de los sindicatos de la corporación, que aseguran que se está vendiendo como chatarra equipos valorados en un millón de euros. Una situación que UGT planea llevar ante la Fiscalía .

El enterrador de Telemadrid

La situación en RTVE es cada vez más irrespirable y parece que la llegada de José Antonio Sánchez, lejos de calmar los ánimos ha echado más leña al fuego. El anuncio de su llegada a la corporación en sustitución de Leopoldo González-Echenique fue recibido con estupor entre la plantilla, ya que se le considera el autor intelectual del ERE que dejó en la calle a casi el 80% de los trabajadores de Telemadrid.

UGT, que se refiere a Sánchez como el “enterrador de Telemadrid”, recuerda que “su nombre aparece en varias ocasiones en los papeles de Bárcenas por el cobro de diversas cantidades de la caja B del Partido Popular, como ya denunció el periódico El Mundo”.

En CGT también provocó indignación su llegada, ya que Sánchez fue director general de RTVE desde julio de 2002 hasta las elecciones generales de 2004, por lo que le consideran responsable, junto con Alfredo Urdaci como director de informativos del “clima asfixiante de manipulación a favor del PP de la época Aznar”.

CCOO, por su parte, lamentaba que con su vuelta “todo apunta a un recorte de estructura, de oferta y al final de plantilla en RTVE, que sería antes o después de las elecciones”.