Una superestrella del pop asiático volverá a los escenarios 20 años después de morir

Teresa Teng
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La compañía taiwanesa Digital Domain planea sacar de gira sus celebrados hologramas tridimensionales de Teresa Teng. ¿Volverán Cecilia y Nino Bravo a subirse a un escenario? ¿Lo harán Eduardo Benavente y Antonio Vega? O ¿ Jimi Hendrix y Kurt Kobain? Lo cierto es que hasta ahora no parecía probable.

Por un motivo de peso: todos ellos murieron hace unos cuantos años. Sin embargo, tras conocer los últimos planes de la empresa tecnológica Digital Domain (DD) para Teresa Teng, la mayor superestrella que ha dado el pop asiático, fallecida en 1995, lo mejor es no descartar nada.

La compañía ha firmado un acuerdo con TNT, el management que controla los derechos de Teng, que le permitirá, durante la próxima década, ensayar nuevas fórmulas para explotar su legado.

Y los conciertos del celebrado holograma tridimensional de la cantante parecen ser la primera opción, aunque no la única. La misma figura, tan conseguida que resulta completamente real, va a utilizarse probablemente en producciones cinematográficas, televisivas y destinadas a contenidos en ‘streaming’ para distribuir en Internet.

La primera aparición pública del holograma de esta superestrella se produjo en 2013, durante un concierto de Jay Chou, el ídolo masculino actual de las adolescentes asiáticas. El resultado fue esplendoroso. Cerca de 100.000 personas presenciaron la actuación virtual de la artista.

Esa es la razón que, según las webs especializadas en el negocio de la industria del pop, ha facilitado el acuerdo entre DD y TNT, dispuestas a aprovechar la oportunidad y abrir un nuevo camino para la explotación de los trabajos de los artistas más populares del pasado.

Ambas empresas tienen casi la certeza de que el holograma de Teng puede explotar a la vez dos mercados, el de las nostalgia, las chicas que crecieron con sus canciones. Y el de las adolescente de ahora mismo que están listas para ‘adorar’ a un artista virtual, cuyas grabaciones han podido ver en plataformas como YouTube.