Renée Zellweger atribuye su nueva imagen a que es feliz

Renée Zellweger
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La actriz considera absurdo el debate sobre su cambio de imagen tras su reaparición en unos premios en Bervely Hills. Renée Zellweger considera absurdo el debate abierto en torno a su nueva imagen, después de que sorprendiera a medio mundo con un radical cambio de rostro. En declaraciones a la revista ‘People’, la actriz atribuye su transformación física a su felicidad y a que lleva una vida más sana. Ni una palabra sobre las evidentes operaciones estéticas a las que se ha sometido.

“Estoy viviendo una vida diferente, más plena, más feliz, y me emociona que eso se note”, señala la actriz que encandilara con el personaje de Bridget Jones y que obtuvo un Oscar por su papel en la película Cold Montain.

“Mis amigos me dicen que se me ve en paz. Estoy sana”, comenta Zellweger que explica cómo “durante mucho tiempo no lo hice bien, seguí un plan de vida poco realista e insostenible y que no me permitía cuidar de mí misma. En vez de parar para equilibrarme, seguí corriendo hasta quedar exhausta y adopté malas decisiones sobre cómo encubrir ese agotamiento”.

“Trabajé para formar un hogar, amar a alguien, aprender nuevas cosas, crecer como una persona creativa y finalmente, crecer en mi interior”, destaca la actriz, que comparte su vida con Doyle Bramhall.