Beau Soir lleva al Central la mejor música vocal de los últimos 500 años

Beau Soir
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Isabel Alvárez, Iñaki Salvador y Andreas Prittwitz presentan en directo su particular fusión de clásica y jazz. El pasado lunes, el pianista donostiarra Iñaki Salvador explicaba al público que había acudido al Café Central a escuchar la particular fusión de música clásica y jazz que propone Beau Soir, que una partitura no es más que una ‘foto’ de un momento concreto, pero que las canciones, lo mismo ahora que hace 500 años, son mucho más que eso.

Y ese es el motivo por el que el teclista, junto a la soprano Isabel Alvarez y el saxofonista y flautista Andreas Prittwitz, se decidieron hace ya unos meses a poner en marcha un proyecto, basado en la improvisación al más puro estilo jazzístico, en el que reinterpretan a su modo un puñado de grandes canciones de música de cámara vocal.

La idea, según explican sus compañeros, fue de Isabel Alvarez, una soprano que alguna vez ha asegurado que es tan fanática de María Callas como de Ella Fitzgerald.

Y también fue ella la que buscó a Iñaki Salvador y a Prittwitz como los compañeros perfectos para una aventura que ahora están presentando en Madrid, en el emblemático Café Central, elegido en varias ocasiones como el mejor club de jazz de Europa.

De hecho, el saxofonista y flautista Andreas Prittwitz ya había ensayado fusiones parecidas, en su proyecto ‘Looking Back’ que revive músicas barrocas, de Bach o Vivaldi, entre otros, o a compositores románticos como Chopin, usando sus partituras como pista de despegue para la improvisación.

Pero hasta ahora, casi todos los experimentos de esta clase quedaban restringidos al ámbito de la música instrumental. Así que, efectivamente, se puede decir que Beau Soir es otra cosa y prácticamente inédita. No ha sido extraño que alguna soprano, o cantante lírico, se haya atrevido a interpretar desde su estilo las canciones populares de su época.

Sin embargo, la propuesta de Beau Soir se sitúa en un ángulo que no se había abordado hasta ahora, con todos los riesgos, y los hallazgos felices que pueden acontecer en cualquier iniciativa pionera.

Así las cosas, el universo sonoro en el que nos introducen en sus conciertos estos tres pioneros resulta más acogedor cuando interpretan músicas de compositores cuya obra se sitúa más cerca de los parámetros habituales del jazz, como Gershwin o Debussy, cuya famosísima canción Beau Soir da nombre al trío.

O en su estupenda reinterpretación del tema de Leigh Harline y Ned Washington, When you Wish Upon a Star, de Pinocchio la película de Disney que el lunes interpretaron como ‘bis’.

Pero fuera de este territorio, más o menos conocido, hay espacio para muchas sorpresas agradables, gracias al buen ambiente que se desarrolla en el escenario entre estos tres cómplices entregados al proyecto. Por ejemplo, la versión de ‘Se l´aura spira tutta vezzosa’ de Frescobaldi, que es todo un descubrimiento.

En cualquier caso, nada mejor que acercarse al Café Central y juzgar por uno mismo. Yo ya lo he hecho y puedo decir que me divertí bastante y aprendí mucho. ¿Qué más le puede pedir uno a un concierto?