Cómo invertir un premio de lotería

Administración de Loterías
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Actualmente los juegos de azar y de apuestas están a la orden del día, de larga tradición tanto en España como en Europa, son una de las aficiones mejor acogidas entre la gente, que prueba suerte a la vez que se divierten e intentan ganar dinero, una pequeña cantidad puede convertirse en varios millones que cambien la vida de los jugadores. Uno de los juegos más elegidos y exitosos de los últimos años es el Euromillones. Se trata de una lotería europea llevada a cabo por los organismos encargados de la lotería en cada uno de los países participantes, el sorteo tiene lugar todos los martes y viernes por la tarde y para jugar se elijen 5 números del 1 al 50 y 2 estrellas de la suerte, números del 1 al 12. Durante el sorteo, 5 números y dos estrellas de la suerte son extraídos al azar de dos máquinas con bombos que contienen bolas numeradas. Si nadie gana el bote, este se acumula para el sorteo siguiente.

Actualmente los juegos de azar y de apuestas están a la orden del día, de larga tradición tanto en España como en Europa, son una de las aficiones mejor acogidas entre la gente, que prueba suerte a la vez que se divierten e intentan ganar dinero, una pequeña cantidad puede convertirse en varios millones que cambien la vida de los jugadores. Uno de los juegos más elegidos y exitosos de los últimos años es el Euromillones. Se trata de una lotería europea llevada a cabo por los organismos encargados de la lotería en cada uno de los países participantes, el sorteo tiene lugar todos los martes y viernes por la tarde y para jugar se elijen 5 números del 1 al 50 y 2 estrellas de la suerte, números del 1 al 12. Durante el sorteo, 5 números y dos estrellas de la suerte son extraídos al azar de dos máquinas con bombos que contienen bolas numeradas. Si nadie gana el bote, este se acumula para el sorteo siguiente.

Este tipo de juegos son relativamente sencillos, una combinación de estrategia y azar puede convertir a un jugador en millonario con la fácil elección de algunos números, sin embargo, las decisiones difíciles llegan una vez obtenido el suculento premio. Hacer malas elecciones sobre como utilizar el dinero puede suponer grandes problemas económicos. Por eso, antes de actuar hay que hacerse alganas preguntas, como si es mejor invertir o ahorrar, y buscar algunos consejos e información sobre las posibilidades para rentabilizar grandes cantidades de dinero sin verlo desaparecer en poco tiempo.

Lo primero que hay que saber es que no es recomendable cobrar el boleto en la oficina de barrio habitual, en lugar de esto, lo mejor es acudir a las propias oficinas centrales. Una vez cobrado, hay que tomar decisiones como si mantener el anonimato y hacerlo público, en cualquier caso, todo debe pensarse detenidamente y en frío, dejando pasar varios días desde la gran noticia. Lo importante es no lanzarse a gastar guiado por la emoción del momento.

Una de las alternativas para sacar partido al dinero obtenido, poniendo la vista en el futuro, son los planes de pensiones. Teniendo en cuenta el estado de la seguridad social y la actual situación demográfica española, muchos expertos apuntan a esta como una de las mejores opciones, algunas entidades ofrecen muy buena rentabilidad. Si la decisión es invertir, hay que tener en cuenta algunos consejos. Lo primero es tapar agujeros, aunque en el caso de la hipoteca no hay que aventurarse, en ocasiones, se puede ganar más dinero por mantenerla, hay que tener en cuenta el diferencial, si se está pagando un tipo bajo y con el dinero ganado se puede hacer una inversión más rentable, es posible que no convenga. Por último, hay que huir de los errores de inversor novato y no meterlo todo en la misma cesta, es decir, nunca hay que invertir todo el patrimonio en un único activo o negocio.

En definitiva, lo primero después de ganar un premio millonario es mantener la cabeza fría, tapar agujeros y valorar la conveniencia de acabar con la hipoteca antes de tomar decisiones puramente emocionales, decidir si se va a ahorrar o invertir, por ejemplo, en un plan de pensiones, y finalmente agarrarse a la norma básica de cualquier inversor, diversificar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA