CGT pide a BBVA que venda el campus de La Moraleja antes que despedir a 3.500 trabajadores

Ciudad BBVA

BBVA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La dirección de BBVA y los sindicatos se reúnen hoy de nuevo para intentar negociar sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) que ha puesto sobre la mesa el banco, y que afectará a casi 3.500 trabajadores. Una cita en la que las posturas no podrían estar más alejadas. Como muestra, la propuesta que ha hecho CGT para que en vez de acometer despidos el banco venda alguno de sus inmuebles, como el campus de La Moraleja.

“Desde CGT dejamos claro en cada reunión que no vamos a aceptar ninguna reestructuración con salidas traumáticas”, avisa el sindicato en una circular en la que pone una “alternativa” sobre la mesa: “hacer efectiva la venta de algún inmueble del banco (teniendo en cuenta que la segunda reunión reunión se realizó en el campus de la Moraleja, enclave privilegiado elegido para anunciar la plantilla afectada)”.

La formación sindical critica que “siempre paguen los platos rotos los miembros de la plantilla de a pie, que son los que hacen grande al banco”. En ese sentido, reclama que “no haya medidas traumáticas para la plantilla, salvo prejubilaciones voluntarias” y se muestra también muy crítico con el acuerdo de BBVA con Randstad para las recolocaciones.

“Demasiadas veces nos hemos encontrado con que empresas que hacen ERE no amortizan los puestos de trabajo y sustituyen empleo indefinido por subcontratación”, señala. “No admitimos que se recoloquen personas que, según Randstad, aportan un gran valor al mercado laboral y BBVA las echa a otras empresas (si logran recolocarlas)”.

Hoy se celebra la última reunión de la parte de negociación bajo el artículo 12 del convenio colectivo de banca, mientras que el jueves 6 de mayo comenzará el periodo formal de negociación.

En la última reunión celebrada hasta ahora la dirección de BBVA propuso reubicar a 350 trabajadores en principio afectados por el ERE, con lo que el número de afectados total pasaría a ser de 3.448 empleados.

Esta reducción de 350 personas consistirá en trasvases a puestos de gestión remota. Para hacer los ajustes, el banco ha propuesto movilidad geográfica sin retribuir hasta 150 kilómetros y retribuida a partir de esa distancia, con un complemento de 3.000 euros anuales durante tres años.

BBVA todavía no ha aportado detalles sobre las condiciones económicas que ofrecerá a las personas que saldrán de la entidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish