Casado y Arrimadas escenifican en el Congreso su alianza contra Sánchez, ahora por Venezuela

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

PP y Ciudadanos han dado ya el pistoletazo de salida a su oposición a Pedro Sánchez y a su Gobierno de coalición. Populares y naranjas han sumado fuerzas y han registrado ya su primera iniciativa conjunta en la Cámara y no tiene nada que ver con la situación económica de España, los pactos de gobernabilidad… Versa sobre Venezuela. Los de Pablo Casado e Inés Arrimadas quieren que el jefe del Ejecutivo explique en el Congreso si su futuro gobierno apoyará la elección de Juan Guaidó como jefe del Parlamento venezolano.

En concreto, según el texto de la iniciativa, PP y Ciudadanos solicitan que Sánchez dé explicaciones sobre “la postura del Gobierno español ante los acontecimientos acaecidos recientemente en la Asamblea Nacional de Venezuela, en donde al Presidente legítimo, Juan Guaidó, le fue impedida la entrada al Parlamento para proceder a su reelección”. Asimismo, quieren saber qué hará al respecto.

Estos dos partidos reclaman al presidente del Gobierno que se ‘moje’ y “explique si va a respaldar a Guaidó después de su reciente elección como Jefe del Parlamento”.

De nuevo, PP y Ciudadanos sacan a escena los acontecimientos en Venezuela para cargar contra Pedro Sánchez. Más ahora que comparte ejecutivo con Unidas Podemos, aunque aún habrá que esperar para que haya la tradicional ‘foto de familia’ de los ministros socialistas y morados en la escalinata de la Moncloa. Pese a esto, populares y naranjas ya se han puesto ‘manos a la obra’.

A finales del pasado mes de diciembre también unieron fuerzas en el Congreso contra Sánchez. Lo hicieron para que el presidente compareciera en torno al “criterio de las alegaciones de la Abogacía del Estado a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre Oriol Junqueras”.

“Ante el grave y sospechoso silencio del Gobierno en funciones”, tanto desde Ciudadanos como desde el Partido Popular reclamaron que no se presionara a la Abogacía del Estado y que se supiera “si los criterios utilizados por dicha institución sobre el caso de Junqueras son políticos o jurídicos”.

No obstante, sí que es la primera vez que se alían tras la investidura. Precisamente, en este debate Casado ya dejó claro que su estrategia pasa por liderar una “reagrupación nacional de los constitucionalistas”. “Construiremos una nueva mayoría social que pueda albergar también a los socialdemócratas huérfanos por la deriva del sanchismo”, anunció el máximo responsable del PP. Toda una declaración de intenciones en torno a la fusión con Ciudadanos que lleva buscando en los últimos meses.