Calviño remitirá a Bruselas el Plan de Recuperación en el primer trimestre

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha confirmado este viernes que el Gobierno tiene la intención de presentar a la Comisión Europea el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia «a lo largo del primer trimestre» del año, con la previsión de acelerar su implementación a partir del tercer trimestre del ejercicio.

Así lo ha señalado durante su comparecencia ante la Comisión extraordinaria de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Congreso para dar cuenta de las actuaciones referidas al reparto de los fondos europeos, en la que ha explicado que se está trabajando en los procedimientos formales para la ratificación, adopción y publicación de los textos legales en el ámbito comunitario, un requisito «sine qua non» para que España pueda presentar de manera oficial su plan, ser aprobado y que «fluyan los fondos».

Calviño ha detallado que una vez que culmine este proceso, la intención del Gobierno es presentar a Bruselas el Plan de Recuperación «a lo largo del primer trimestre del año», mientras sigue avanzando en los trabajos de preparación del contenido y la documentación en «estrecha colaboración» con la Comisión y con la previsión de que la implementación del plan se acelere a partir del tercer trimestre.

Para asegurar el lanzamiento de los procedimientos que canalizarán los fondos, además de la reforma administrativa cuyo real decreto ley fue convalidado ayer por el Congreso, ha indicado que se han lanzado ya una decena de manifestaciones de interés en distintos campos, como la conectividad de alta velocidad, el despliegue del 5G en zonas rurales, la hoja de ruta del hidrógeno verde, la competitividad y sostenibilidad industrial, el impulso de las comunidades energéticas locales, la respuesta a la despoblación y el impulso de la economía rural, entre otros.

Además, ha subrayado la importancia de avanzar en la tramitación de propuestas legislativas y la puesta en marcha de mesas y foros de diálogo social para avanzar en ámbitos de reforma, como las pensiones y el mercado laboral, si bien ha recordado que el Ejecutivo ya comenzó a ejecutar «desde el primero de enero» los fondos europeos, al contemplarse un adelanto de 27.000 millones en los Presupuestos, un instrumento «clave y esencial» con el plan.

DOS PAGOS AL AÑO Y PREFINANCIACIÓN DE 10.000 MILLONES

Los fondos europeos que le corresponderán a España rondarán los 140.000 millones de euros hasta el año 2026, de los que Calviño ha indicado que el Gobierno pretende una «intensa concentrción» en los tres primeros ejercicios, con unos 70.000 millones en transferencias para lograr el impacto macroeconómico, y los otros 70.000 millones de préstamos en los tres últimos ejercicios del periodo.

Aunque la Comisión trabaja en los detalles del calendario y los procedimientos, ha avanzado que están previstos dos pagos al año del Fondo de Recuperación y Resiliencia y que en el funcionamiento de 2021 se incluye un pago de prefinanciación de unos 10.000 millones cuando se apruebe el Plan de Recuperación.

«La magnitud de los recursos no tiene parangón con otros programas de inversión», ha apostillado Calviño, quien ha especificado que el Plan permitirá movilizar inversiones privadas por unos 500.000 millones de euros y aportar dos puntos de PIB al crecimiento de este año y elevar a medio y largo plazo el crecimiento potencial de la economía española por encima del 2%.

AGILIDAD Y COLABORACIÓN CON ADMINISTRACIONES Y SECTOR PRIVADO

Para conseguir el objetivo del «máximo impacto, la agilidad y rapidez del despliegue son fundamentales», ha enfatizado Calviño, quien ha dicho que se impulsará una gobernanza «eficaz» y una «buena interlocución» con agentes sociales, CC.AA. y ayuntamientos, siendo «esencial» la colaboración público-privada para «garantizar la permanencia a largo plazo del programa».

«Es un proyecto de país que exige que aunemos esfuerzos, una hoja de ruta compartida y un horizonte común», lo que ha llevado al Gobierno ha plantear un modelo de gobernanza con «involucración a alto nivel», siendo el Ministerio de Hacienda la autoridad «responsable» de su ejecución, con una «estrecha colaboración» con ministerios, mesas, foros, consejos consultivos y conferencias sectoriales para tener un «diálogo constante y fluido» con administraciones, agentes económicos, expertos y sociedad civil.

COMPARECERÁ EN LA COMISIÓN MIXTA EN DOS SEMANAS

También ha citado Calviño la necesaria implicación del Parlamento, que tiene que ratificar determinados acuerdos europeos como el tema «urgente y prioritario» de la decisión de recursos propios de la UE remitida por el Consejo de Ministros al Congreso recientemente para que la CE pueda emitir deuda necesaria para financiar los planes nacionales.

Ha valorado la convalidación del real decreto de reforma de la Administración para agilizar la ejecución de los fondos y simplificar procedimientos administrativos, ya que constituye una «importante reforma estructural» y elimina «cuellos de botella», garantizando el «control y transparencia necesario».

Además, ha recordado que el Parlamento tendrá función de control, puesto que el decreto de reforma de la Administración obliga al Gobierno a informar «regularmente» en la Comisión Mixta del Congreso y el Senado sobre los avances del Plan de Recuperación.

La vicepresidenta ha indicado que tenía previsto acudir ala Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las relaciones con la UE la próxima semana para dar cuenta de los fondos europeos, si bien la Diputación Permanente acordó citarla de forma urgente. En todo caso, ha avanzado su intención de acudir dentro de dos semanas a la Comisión Mixta para concretar los avances del plan de reformas.

POLÍTICAS PALANCA

Basado en cuatro ejes transversales (transición ecológica, cohesión social y territorial, digitalización e igualdad de género), Calviño ha detallado que el Plan «muy ambicioso» se articula en 10 palancas y 30 componentes de inversiones y reformas.

Ha detallado que las 10 palancas tractoras pasan por la agenda urbana y rural, la lucha contra la despoblación y el desarrollo de la agricultura, a la que se destinará el 16% del total e incluye un plan de choque de movilidad sostenible, otro de rehabilitación de vivienda urbana o de transformación del sector agroalimentario y cadena logística.

Asimismo, figuran las palancas de infraestructuras y ecosistemas resilientes para preservar la biodiversidad(12%); transición energética justa e inclusiva (9%); modernización de administraciones públicas (5%), y modernización y digitalización del tejido productivo (17%).

Se suman el Pacto por la ciencia y la innovación y refuerzo del Sistema Nacional de Salud (17% del total); Educación, formación y conocimiento (18%) que incluye el Plan nacional de capacidades digitales, el plan de impulso a la FP, la modernización y digitalización del sistema educativo y el impulso de la educación de 0 a 3 años; la economía de los cuidados (6%), y el Deporte y la industria de la Cultura (1,1%).

La última palanca se refiere a la modernización del sistema fiscal, con la que se retomará a medio plazo la senda de reducción de desequilibrios fiscales y aumentar la recaudación, mejorando la eficiencia del gasto público y poner en marcha las recomendaciones del Pacto de Toledo para la sostenibilidad de las pensiones.