Bruselas encarece la factura del Brexit y Reino Unido se niega a pagarla

monedas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuantificar el precio por salir de la Unión Europea probablemente sea uno de los principales escollos de la negociación entre Reino Unido y Bruselas. Según los cálculos continentales, la factura ascendería a los 100.000 millones de euros, con los que Reino Unido pagaría las obligaciones pendientes y varios activos transferidos, entre otras cosas. Londres, sin embargo, se niega a pagar.

Cuando se trata de dinero, las posiciones de cada país e institución afloran con mayor velocidad y concisión. Aplicado al proceso de emancipación de Reino Unido, muchos de los que abogaban – o no descartaban – un brexit blando comienzan ahora a tomar otra postura más ‘beligerante’.

Francia y Alemania se han erigido en estos últimos días como máximos representantes de esta corriente y señalan que Reino Unido deberá realizar un pago bruto inicial de hasta 100.000 millones de euros. Una cifra que supera con creces lo estimado por la Comisión Europea, que tasaba la factura en 60.000 millones.

Las estimaciones, en cualquier caso, son muy variables porque dependen de supuestos como la fecha de salida de Gran Bretaña, de la cuota apropiada de contribuciones, de los ingresos del Reino Unido como reembolso presupuestario o de los gastos de inversión de la UE y el tipo de pasivos que se espera honrar, señala el Financial Times.

En ese sentido, varios diplomáticos de la UE han asegurado que no se establecerá ninguna cifra de pago hasta el final del proceso de Brexit y que éstos podrían ser escalonados.

Londres, a través de David Davis, secretario británico del Brexit, ya ha adelantado que no pagará 100.000 millones de euros por ‘divorciarse’ de la Unión Europea.