Biden estudia volver a hacer uso del ‘teléfono rojo’ para mantener «conversaciones de emergencia» con China

Teléfono Rojo

Teléfono Rojo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Administración del presidente estadounidense, Joe Bien, está estudiando la posibilidad de volver a hacer uso del conocido como ‘teléfono rojo’, una línea directa con la que mantendría «conversaciones de emergencia» con el Gobierno chino en caso de que fuera necesario.

Si bien la idea está aún en el aire y no se ha consultado por el momento a las autoridades del gigante asiático, la intención del Gobierno estadounidense es lograr una línea directa con Pekín similar a la existente entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría para evitar la amenaza de una guerra nuclear.

Según han explicado fuentes cercanas al asunto a la cadena de televisión CNN, esta línea permitiría al presidente y los altos cargos del país, enviar mensajes o llamadas al presidente, Xi Jinping, y la cúpula del Gobierno chino. Así, los países podrían compartir de forma rápida informaciones «de emergencia» sobre movimientos militares repentinos o ciberataques, entre otras cuestiones.

La idea de establecer este ‘teléfono rojo’ se remonta a la Administración del expresidente Barack Obama, aunque el asunto formaba parte de información clasificada. Ahora, las autoridades han sacado a relucir la idea, que quedará a la espera de que China dé su visto bueno.

Actualmente existe una línea directa de características similares desde el Pentágono, la cual es utilizada de forma exclusiva para comunicar asuntos militares. «Tenemos una línea directa. Las pocas veces que la hemos usado ha estado sonando un teléfono en alguna parte de forma ininterrumpida», ha lamentado Kurt Campbell, coordinador del Consejo de Seguridad Nacional para el Indo-Pacífico.

«Existe una preocupante falta de herramientas para hacer frente a un posible incidente con China. Es urgente que el Gobierno estadounidense establezca líneas que permitan evitar una crisis», ha señalado por su parte Danny Russel, exsecretario adjunto del Departamento de Estado.