Ayuso mantiene el cierre de las Urgencias de Atención Primaria y manda al Zendal a los sanitarios

Isabel Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una visita al hospital Isabel Zendal. (Foto: Comunidad de Madrid)

Del Ifema al Wanda Metropolitano o WiZink Center y ahora al Hospital Isabel Zendal. La peregrinación de trabajadores y trabajadoras del SUMMA 112 parece no llegar a su fin. La Comunidad de Madrid ha ordenado el traslado de los casi 200 efectivos que vacunaban en el citado WiZink al hospital construido en Valdebebas. Un nuevo destino mientras los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), donde este personal trabajaba antes de la pandemia, siguen cerrados.

Las Urgencias de la Primaria llevan cerradas desde marzo de 2020 a causa del Covid. Algo que la propia Ayuso negó hace unas semanas en una entrevista en Telemadrid pese a que los datos de la Comunidad confirman que no dan ningún servicio. Están con el cierre echado. Una decisión que, a tenor de las últimas órdenes desde el Gobierno regional, parece que se extenderá todavía más.

Según han denunciado en los últimos días varios sindicatos, el ejecutivo autonómico ha decretado el traslado forzoso de las casi 200 personas del SUMMA 112 que formaban parte del punto de vacunación abierto en el WiZink Center al Isabel Zendal ante la suspensión de este servicio. A partir de ahora harán lo mismo, pero en el hospital de reciente construcción. Un nuevo destino que ha despertado multitud de críticas, ya que las organizaciones sindicales exigen que regresen a los SUAP.

CCOO ha exigido a la Comunidad regional la “revocación inmediata de la orden de traslado forzoso” de los efectivos del SUMMA112, que pertenecen a las plantillas de las Urgencias de Atención Primaria y ha censurado la premura de esta decisión. Se ha hecho, afirma, “sin previa audiencia a sus representantes, por imposición y sin someterse a los procedimientos reglamentarios”, lo que también vulnera sus derechos laborales.

Para Comisiones la orden de traslado “constituye una grave irregularidad” que llega a calificar como de “desviación de poder”, según el ordenamiento jurídico, y “vulnera lo establecido en el Estatuto Marco del Personal Estatutario de la Comunidad de Madrid y en el Plan de Ordenación de RRHH del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS)”.

“Dos años después de que se decretara el Estado de Alarma, los SUAP continúan cerrados y el magnífico personal que trabajaba en estos servicios sanitarios sigue siendo claramente “maltratado por parte de la Administración”, señala.

Desde SATSE también se reclama la reapertura, “de una vez por todas”, de este servicio y el fin del “maltrato” a los profesionales sanitarios. “Desde el inicio de la pandemia han pasado por Ifema, Wanda Metropolitano y vuelven al Zendal, pero no regresan, como debería ser, a sus puestos de trabajo en los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP), esos que según la presidenta están abiertos (sic)”, lamenta.

Por su parte, CSIF pone el acento también en las “inaceptables” condiciones de los trabajadores del SUMMA 112 que son ahora trasladados. Entre las modificaciones que se van a efectuar en las condiciones laborales de algunos de los efectivos se encuentra la retirada del cheque de comida, “que hasta ahora sí se abonaba”, a los trabajadores de este ámbito asistencial que prestaban servicio en el Wizink Center. A esto hay que añadir, apunta, que no trabajarán en su horario habitual.

“Consideramos injustificada esta decisión de trasladar trabajadores al Hospital Zendal, ya que actualmente no existe una situación de urgencia que justifique esta necesidad”, defienden desde CSIF, que exigen la reapertura de “todos y cada uno” de los SUAP cerrados previos a la pandemia.