Ayuso dejó de gastar 400 millones en sanidad mientras aumentó un 30% los fondos a la privada

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo. (Foto: Comunidad de Madrid)

Menos dinero gastado para la sanidad pública y más fondos para la privada. En 2021, segundo año de la pandemia del Covid-19, la Comunidad de Madrid dejó sin usar 402 millones de euros de la partida que tenía presupuestada para la sanidad de la región. Frente a esto, denuncia CCOO, los fondos públicos que se transfirieron para derivar a la sanidad privada aumentaron un 31%. Lo que se traduce en más de 1.200 millones.

“El Gobierno del PP hace caja con la sanidad pública madrileña”. Así de tajante se muestra el sindicato, que ha votado en contra de las Cuentas Anuales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), correspondientes al año 2021. Y lo ha hecho, porque el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, afirma, ha dejado de gastar más de 400 millones de euros que tenía disponibles para garantizar, en sus presupuestos, la asistencia sanitaria a la ciudadanía.

Sin embargo, destaca el sindicato, la sanidad privada “sí que ha visto cómo se ha incrementado el dinero” que la Comunidad de Madrid le transfería por conciertos y convenios hospitalarios. Durante el año pasado, el SERMAS pagó 1.236 millones de euros a la sanidad privada, un 31% más que en 2020. Además, el Ejecutivo regional “ha reconocido la existencia de diferencias entre los gastos reconocidos por conciertos y convenios hospitalarios con la sanidad privada y los gastos reales”.

Para CCOO estas cifras son “indefendibles” ante la situación extrema de pandemia, que ha llevado a las listas de espera en la Comunidad de Madrid a cifras récord, tal y como ha venido informando EL BOLETIN. Junto a las más de 800.000 personas que están esperando una operación, una consulta o una prueba diagnóstica, se une el cierre de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), la falta de profesionales sanitarios y los despidos masivos de personal.

Este mismo lunes la Consejería de Sanidad enviaba un protocolo a los centros de salud en el que admitía que la Atención Primaria de Madrid “sufre de un déficit de médicos de familia” y carga toda la responsabilidad de esta falta de personal a enfermeras y enfermeros.

El citado sindicato no entiende cómo, en 2020, el Gobierno del PP dejó de gastar en sanidad 821 millones de euros y, ahora, en 2021, haya hecho lo mismo con 402 millones “en un estado crítico de pandemia y con las enormes dificultades por las que ha atravesado la ciudadanía, pacientes y profesionales de la sanidad pública”.

Un 45,2% menos de inversiones

Además del gasto, según se desprende del balance presentado en el Consejo de Administración del SERMAS, Comisiones apunta a una reducción de las inversiones reales: 154 millones de euros menos. Es decir, un 45,2% menos.

“Lo que refleja un nuevo incumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que garantizó la construcción de varios centros de salud, prometidos desde hace años, así como obras de acondicionamiento de otros tantos”, critica.