Aragonès replica a Carrizosa que los presos del 1-O «son servidores del país» y no delincuentes

El vicepresidente en funciones del Govern, Pere Aragonès - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El candidato de ERC a la Presiedncia de la Generalitat, Pere Aragonès, ha replicado este viernes al líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, que los presos del 1-O no son delincuentes: «Son unos servidores del país y trabajaremos para estar a la altura de su compromiso».

En su turno de réplica a Carrizosa en el pleno de investidura, ha acusado a Cs de estar «encadenado a posiciones extremas», pese a que, a su juicio, el partido naranja intenta adoptar un tono más moderado y de centro.

«A la mitad de su intervención estaba a punto de empezar diciendo que iba a agradecerle el tono. Pero no me ha dejado porque creo que, pese a que el tono es más suave y le favorece la posición de esta legislatura porque bajaremos la crispación, el contenido no le puedo agradecer», ha lamentado.

Aragonès ha reprochado que acuse a la escuela catalana de adoctrinar a los alumnos y ha insistido en que la voluntad popular no puede estar limitada por unas leyes: «Se deben poder cambiar».

«Nuestro límite será la voluntad popular de la ciudadanía de Cataluña. También la cohesión social de nuestro país, lo tenemos absolutamente claro. No jugaremos con la cohesión social, con el respeto a los derechos humanos y con el respeto a nuestras instituciones», ha concluido.

“Adoctrinamiento en las aulas”

El líder de Cs en Cataluña ha sostenido que «la culpa del adoctrinamiento y la erradicación del castellano en las aulas no es de 130.000 docentes, sino de los políticos nacionalistas que han venido imponiendo esto» en Cataluña.

Lo ha dicho en su turno de réplica después de que el candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès le haya pedido que «no ataque a los docentes» y no cuestione su trabajo, ya que Carrizosa aseguró que se está adoctrinando en las aulas catalanas.

El líder naranja ha reprochado a Aragonès sus palabras y ha asegurado que Cs defiende que los catalanes sean «libres e iguales, lo que significa que el hijo de un trabajador con pocos recursos pueda ser exactamente igual al de un empresario».

Ha recordado al candidato republicano que aunque este viernes salga investido, «le espera una legislatura que ya sería difícil para cualquier gobernante que tenga la responsabilidad de salir de la crisis, como para que se busque problemas nuevos con el proyecto de embate democrático y la ruptura de la convivencia».

Por último, le ha insistido en que Cs tenderá su mano al Govern para la gestión de cuestiones en el ámbito de las competencias autonómicas, pero que estarán «vigilantes en todo aquello que ataque la convivencia o donde se gasten un euro que no corresponde».