Angela Merkel rompe seis meses de silencio para mostrar su repulsa a la invasión rusa de Ucrania

La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención en el Bundestag

La excanciller alemana, Angela Merkel

La ex canciller alemana Angela Merkel ha roto su silencio y ha calificado el ataque ruso contra Ucrania como «una violación flagrante» del Derecho Internacional y una «ruptura profunda» en la historia de Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

En su primer discurso público en seis meses, Merkel, quien se ha mostrado reacia a intervenir o comentar en actos públicos, ha expresado su solidaridad este miércoles con el pueblo de Ucrania, que «ha sido atacada e invadida por Rusia», y «merece su derecho a la autodefensa».

La ex canciller alemana por cuatro mandatos ha indicado que apoya los esfuerzos emprendidos por el actual Gobierno alemán, liderado por Olaf Scholz, así como el papel de la Unión Europea, Estados Unidos y los aliados de la OTAN, el G7 y también la ONU «para asegurar que esta bárbara guerra de agresión de Rusia se detenga».

Merkel ha hablado frente a 200 invitados en un evento de despedida en Berlín para el dirigente sindical Reiner Hoffmann, quien recientemente renunció como presidente de la influyente Confederación Sindical Alemana, y ha indicado que las consecuencias de la guerra serán «de largo alcance», especialmente para el pueblo ucraniano, pero también para el continente.

Además, ha hecho hincapié en los abusos de Derechos Humanos perpetrados contra civiles en territorio ucraniano. «Bucha es representativo de este horror», ha señalado, refiriéndose a las masacres en cientos de suburbios de Kiev.

Finalmente, Merkel ha precisado que hay «un pequeño rayo de esperanza» en «esta tristeza infinita» debido al enorme apoyo a los ucranianos que muchos países vecinos han mostrado, como Polonia y Moldavia. «Nunca debemos dar por sentadas la paz y la libertad», ha zanjado.