Alquila Madrid, la nueva web inmobiliaria municipal que premia al casero a cambio de rebajar la renta

Piso en alquiler
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Si usted está pensando en poner su piso en alquiler o necesita arrendar una vivienda, pero quiere contar con el ‘paraguas’ de un organismo oficial, sepa que puede hacerlo a través del programa Alquila Madrid que el Ayuntamiento de la capital ha mejorado para que no sea un simple servicio de intermediación entre dos particulares. El programa desde el mes de mayo ofrecerá más ventajas tanto a los caseros como a los inquilinos, con un objetivo final «favorecer la contención de los precios en el mercado libre» sin olvidar las necesidades de arrendadores y arrendatarios».

El consejero delegado de la EMVS, Francisco López Barquero, explica que con los cambios introducidos en el programa Alquila Madrid «estamos contener los precios» a través de una rebaja de las rentas de entre el 15% y el 20% respecto a los precios de mercado de cada zona de Madrid, que es justo lo que se ahorra el propietario que se decide a utilizar este servicio municipal.

López Barquero recuerda que hasta ahora el programa consistía en que los propietarios colocaban su vivienda en una ‘bolsa’ y al inquilino que llamaba a la EMVS se le daban unas opciones que cuadraban con su demanda, pero era el propio interesado el que hacía todo el proceso de búsqueda y se ponía de acuerdo con el ‘casero’. Ahora, la EMVS intervendrá realmente en el proceso y a cambio de los servicios gratuitos que se dan al arrendador se le exigirá una rebaja de las rentas.

El responsable de la empresa municipal de la vivienda pone un ejemplo, y explica que si por un piso de determinadas características en una zona concreta de Madrid en el mercado libre se piden 800 euros al mes -a cambio de los servicios que aporta Madrid Alquila y de la tranquilidad que supone para el propietario- la EMVS exigiría que el propietario que lo arrende por 600-650 euros mensuales.

Estas ventajas, que López Barquero califica de «regalos», son el pago por parte de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid de un seguro de daños por impago de renta y el de un seguro multirriesgo del hogar, referidos al continente o, en su caso, al contenido si son viviendas amuebladas o semiamuebladas, con lo que se reducen los dos principales temores del propietario: que el inquilino deje de pagar y que se produzcan desperfectos en la vivienda. Pero, además, la EMVS también paga al casero el certificado energético, además de que -tal como destaca el consejero delegado de la EMVS- «no les cobramos por el servicio de intermediación como haría cualquier agencia inmobiliaria» y le aseguramos un inquilino poco «riesgoso».

«Mediamos mientras el inquilino viva en esa casa en el caso de que se produzcan desacuerdos» y el contrato también lo realiza la EMVS», precisa López Barquero, quien indica que serán los técnicos de la EMVS quienes -después de haber estudiado tanto las características de la vivienda como la ubicación del piso y el precio del mercado- quienes propongan la renta mensual y anual de alquiler, garantizando en todo momento el cobro del alquiler y la devolución de la vivienda en las mismas condiciones que tenía en el momento de la toma.

Requisitos

Otra novedad que se ha incluido en el programa Alquila Madrid es que el piso no puede superar un máximo de renta de 1.200 euros mensuales, «ya que consideramos desde la EMVS que ni el propietario que alquila a ese precio ni el inquilino que puede pagar esa renta necesitan de un servicio municipal gratuito», aclara el consejero delegado.

¿Y qué tiene que hacer el propietario que quiera utilizar estos servicios municipales de alquiler? Pues, tiene que aportar documentación que demuestre la propiedad del inmueble y fotografías del estado de la vivienda, «unas fotos cuya veracidad será comprobada por los técnicos cuando vayan a realizar el certificado energético», tal y como explica el consejero delegado de la EMVS». Además, la vivienda -que deberá estar situada en el municipio de Madrid- no puede ser menor de 25 metros cuadrados, por encima de rasante, y tiene que cumplir las condiciones de accesibilidad que marca la normativa vigente. Igualmente, otro requisito que se ha incluido en el programa es que el arrendador deberá firmar un contrato de exclusividad por un plazo de seis meses, que antes estaba obligado a suscribir, a cuya firma se fijará la renta en la que se va a alquilar la vivienda.

Por su parte, y en lo que se refiere al inquilino, el programa requiere que sus ingresos sean inferiores a cuatro veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) -es decir no deben superar los 45.000/48.000 euros- y el peso de alquilar no puede superar el 40% de su renta disponible. A cambio, lo que ofrece la EMVS es de ocuparse de buscar una vivienda adecuada a las necesidades del solicitante, el cumplimiento del contrato y el cobro de una renta objetiva -según sus ingresos y situación familiar- sin variaciones durante el periodo acordado a la firma del contrato. Asismismo, otra novedad a favor de los futuros inquilinos es que van a poder ver las fotografías de los pisos que se alquilan a través de esta programa municipal, con lo que Madrid Alquila se convertirá en una especie de web inmobiliaria donde los interesados van a poder conocer previamente las viviendas que se ofertan.

Reconoce el consejero delegado de la EMVS que el nuevo servicio de alquiler municipal no va a poder combatir ni la gentrificación ni el trasvase que se está produciendo del alquiler tradicional de larga duración al alquiler para uso turístico, y también dice ser consciente de que los propietarios son reacios a bajar los precios en un mercado atomizado y en el que sus referencias son los precios a los que se ofrecen los pisos en los portales inmobiliarios y no a los que realmente se alquilan, pero confía en que este instrumento contribuya a «enfriar el mercado».