¿Acabará cediendo Lagarde? El mercado ya especula sobre cuándo subirá tipos el BCE

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos. Autor: BCE

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) afronta una nueva reunión de política monetaria. Aunque los expertos no esperan anuncios relevantes, el mercado sí empieza a especular con cuánto tiempo podrá resistir la institución que preside Christine Lagarde en subir los tipos ante la persistencia de la inflación elevada.

En su última reunión, el BCE anunció el fin de las compras netas en el marco del Programa de Compras de Emergencia por la Pandemia (PEPP) en marzo de 2022. También comunicó la trayectoria de compra de activos para todo el año 2022, que comprende una reducción gradual de las compras netas hacia la configuración anterior a la pandemia en el programa APP de 20.000 millones de euros mensuales.

Pero en un momento en que la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra ya han iniciado la senda de subidas de tipos, el mercado empieza  a hacer sus cálculos sobre cuándo será el turno del BCE. El mercado europeo de tipos anticipa que el proceso de normalización se inicie con una única subida de 25 puntos básicos a finales de 2022, seguida de dos subidas en 2023, lo que llevaría los tipos a territorio positivo.

No obstante, “esto nos parece demasiado agresivo”, señala Talib Sheikh, responsable de Estrategia Multi-Asset de la gestora Jupiter AM. “Las expectativas de inflación a largo plazo siguen estando por debajo del 2%, por lo que el BCE querrá ser paciente”, señala el experto, “y seguirá resistiendo la presión para actuar en 2022”.

“Aunque la incertidumbre en torno a las presiones salariales ha aumentado, pensamos que es poco probable que la dinámica laboral inflacionista se mantenga y dé lugar a espirales salariales y, por lo tanto, en última instancia, el BCE no se verá obligado a adoptar un modo más agresivo”, concluye Sheikh.

Sin embargo, antes o después el BCE tendrá que actuar, creen los analistas. “Creemos que el BCE no puede permitirse esperar hasta 2024 y tendrá que actuar sobre los tipos ya en 2023”, apunta Martin Wolburg, economista senior de Generali Investments Partners. “En el seno del Consejo de Gobierno parece aumentar la conciencia de los riesgos de inflación, como revelaron las actas de la reunión de diciembre”.

A lo largo del año, el BCE “probablemente tendrá que ajustar su senda de inflación prevista cada vez más al alza, de modo que los argumentos a favor de unos tipos más elevados se hagan más fuertes”. “En diciembre de 2022 debería alcanzarse el umbral para subir los tipos”, cree Wolburg.

Con todo, “consideramos que lo más probable es que el BCE anuncie el fin del QE para enero o marzo de 2023 y se embarque en una primera subida del tipo de depósito de 20 puntos básicos en junio de 2023”.