30 medidas para un nuevo modelo residencial: “Queremos que se parezca a una casa”

Ancianos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales presenta un nuevo modelo residencias para personas en situación de dependencia, bajo el eslogan “Residencia su casa”. Por ello, hoy han detallado 30 medidas que encaminan en el cambio en las residencias de personas mayores. A estas ideas han llegado después de un análisis general de la situación, sin perder de vista la realidad de cada Comunidad Autónoma. “El modelo actual son centros institucionalizados con una población de gran edad con muchas necesidades”, destaca el presidente de la entidad, José Manuel Ramírez: “Es necesario poner en el debate de la opinión pública el cambio del modelo residencial”.

En el documento que han elaborado centran sus actuaciones en torno a diez ideas que mandarán a las Comunidades Autónomas, las empresas del sector y los sindicatos, en aras de conseguir el mayor consenso posible.

“Queremos un nuevo modelo que se parezca a una casa. Esto requiere muchos años, no es aprobarlo y ya”, detalla Gustavo García, uno de los redactores del documento. Para él, la mayor parte de los mayores que van a una residencia quieren permanecer en su hogar y el momento de entrar a vivir en un centro es muy duro y traumático. Por ello, las administraciones han de ofrecer los servicios que necesiten las personas en situaciones de dependencia para poder vivir en su casa.

Sin olvidar, que una vez entrar en las residencias, éstas han de estar en entornos sociales y cerca de su lugar de residencia. “Sacarles de su pueblo de toda la vida es de una crueldad extraordinaria”, explica García. La Asociación de Directoras y Gerentes Sociales cree que, enn este sentido, habría que pedir a los ayuntamientos que tuvieran en cuenta a las personas mayores en relación con el urbanismo.

Las habitaciones en este nuevo modelo han de tender hacia un ambiente hogareño. No han de ser un espacio para dormir, sino un lugar, que reproduzca en los posible una vivienda. Partiendo de habitaciones individuales de 15 m2 o dobles de 25m2. Pero priorizando las individuales para que la persona tenga mayor intimidad. “Planteamos que un mínimo del 75% de las habitaciones sean individuales”, expone Gustavo García.  A esto suman, que si las residencias son casas para los mayores, faciliten la convivencia familiar, permitiendo a los familiares acceder a las mismas cuando lo requieran.

“En el caso de los ancianos, a veces entrar en una residencia es perder la dignidad. Muchos permanecen atados o con grandes dosis de medicación”, denuncia García: “Todos los centros han de tener un Programa de reducción de las sujeciones”.

Durante la pandemia se observó como a muchas personas mayores se les negó el acceso a los hospitales. Por ello, desde la Asociación reclaman que nunca se ha de privar a las personas de la sanidad pública, vivan donde vivan. Al ingresar en un centro tienen un médico allí que es quien les atiende, por el que pagan los residentes. “Proponemos la atención hospitalaria en residencias, que sea el equipo quien se desplace a la residencia para dar la atención”, concreta Gustavo García.

Por último, valoran que todas estas medidas no pueden olvidar al personal. Consideran que los ratios tienen que ser del 0,5 para el momento actual, y de 0,6 para dentro de cinco años. Sumándole a esto un aumento del salario. “No hay que esperar al cambio de modelo para esto. Actualmente, por el convenio son mileuristas”, pide García.

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA