www.elboletin.com

‘Martes negro’ en las urgencias de La Paz: pacientes en pasillos, camillas cruzadas, ataques de ansiedad…

Imagen de los servicios de Urgencias de La Paz a inicios de noviembre.
Ampliar
Imagen de los servicios de Urgencias de La Paz a inicios de noviembre. (Foto: @Urgenciaslapaz)

Los trabajadores del hospital madrileño denuncian un nuevo colapso en el servicio. Según han contabilizado, ha habido hasta 112 pacientes para 62 camas a primera hora de la tarde.

La situación no cambia en las urgencias del Hospital La Paz. Los colapsos y el estrés no cesan en el servicio. O al menos así lo han vuelto a denunciar los trabajadores. “Martes 19 de diciembre. En el día de hoy y desde el mediodía, este servicio está absolutamente colapsado”, advierten. Pacientes atendidos en el pasillo, camillas cruzadas, ataques de ansiedad… Así está siendo otro día más en el hospital madrileño.

A través de un comunicado al que ha tenido acceso EL BOLETÍN, los profesionales de las urgencias de La Paz han desvelado las “cifras de ocupación” que se están viviendo a lo largo de este martes negro: 112 pacientes para 62 camas a primera hora de la tarde, “cuando las peores cifras de saturación siempre se dan en horas más tardías, en torno a las 19-20 horas”. Es tal el escenario que denuncian que hasta “una trabajadora del turno de mañana ha sufrido un ataque de ansiedad”.

En total, a las tres de la tarde, según los trabajadores, la sala 1 con seis camas tenía a 30 pacientes en espera; la sala 2A (otras seis camas), a las cinco de la tarde, también contaba con alta ocupación con 22 pacientes, “y dos más en el pasillo”; la sala 2B tampoco ha querido ser menos con 18 pacientes “y uno más en el pasillo” frente a las seis camas que tiene; y la sala 3 (18 camas) ha sufrido otras escenas de colapso tras tener a 33 pacientes esperando.

Ante estas imágenes, los pasillos y los parches han empezado a ser los grandes protagonistas. “Ocho pacientes más han tenido que ser acomodados en la llamada sala de tránsito, sin tomas de oxígeno y con un total de 4 enchufes”, han relatado los profesionales en su nota de prensa. Al mismo tiempo, han lamentado que “tres pacientes encamados están siendo atendidos en el pasillo de la sala 2, y no se están realizando pruebas radiológicas a los pacientes de las sala 2A y 2B que se encuentren encamados al no haber espacio suficiente para acceder y sacar sus camas de las salas”.

Mientras tanto, la Comunidad de Madrid anunció la semana pasada el refuerzo de cinco enfermeras y cinco auxiliares para ayudar a evitar el desbordamiento en las urgencias de La Paz. Los profesionales del servicio ya han hablado: “Rechazamos de plano todos los parches, chapuzas e improvisaciones que se están dando en la gestión de esta crisis, que prolongan la situación de indignidad que sufren los pacientes y los niveles insalubres de estrés de los trabajadores”.

De hecho, entre el personal están realizándose estudios de estrés “cuyos resultados preliminares son atroces”. Cuando se termine el informe, los trabajadores ya avanzan su siguiente paso: denunciarlos a la Inspección de Trabajo. Por ello, los profesionales de las urgencias de La Paz han querido recordar las “demandas” que acordaron en la asamblea del pasado 1 de diciembre.

Y es que la contratación de personal “suficiente con carácter inmediato en todas las categorías”; reformar “en el plazo de un año” las infraestructuras para llegar a las 100 camas; y agilizar los ingresos en las plantas, “abriendo camas y contratando personal de refuerzo si resulta necesario” se han convertido en el principal caballo de batalla. Pese a ello, Cifuentes y su equipo se mantiene firme en que toda esta problemática se debe a casos excepcionales.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.