www.elboletin.com

Jessica Albiach, número tres de Catalunya En Comú Podem

Jessica Albiach, número tres de Catalunya En Comú Podem
Ampliar
Jessica Albiach, número tres de Catalunya En Comú Podem (Foto: Davidpar)

La número tres de los ‘comunes’ critica que el ‘procés’ ha impedido “fiscalizar al Gobierno de Puigdemont”.

“La vía unilateral ha servido a Rajoy para hacer lo que más le gusta”

Jessica Albiach (mayo, 1979), número tres de Catalunya En Comú Podem, admite que el clima polarizado no beneficia a las perspectivas electorales del partido. “No siempre el discurso más responsable, de sentido común, acaba siendo el más sexy”, admite en esta entrevista concedida a EL BOLETÍN.

Sin embargo, considera que no hay alternativa a la ruptura de bloques e invita a ERC y PSC a sumarse a un pacto “catalanista progresista” que signifique la implementación de políticas sociales.

En un clima tan polarizado, con los bloques marcados, ¿os ha tocado bailar el peor baile?

No es tanto por la gente de Catalunya en Comú Podem sino por la gente de Cataluña. Llevamos dos años en los que es complicadísimo hablar de temas sociales, en los que la situación económica cada vez está peor, en los que se está viviendo una fractura social cada vez más evidente. Por un lado por el tema territorial y por otro por la desigualdad que ha ido creciendo en este tiempo.

Yo creo que la dinámica de bloques ya no es solamente que a nosotros nos suponga una situación complicada, porque nosotros somos lo de menos. Lo importante es que ha dejado a Cataluña en una situación delicada, de hartazgo y de hastío. Hay una necesidad de pasar página para que Cataluña vuelva a ser un referente.

¿Hay hastío en las calles, incluso dentro de las bases independentistas?

Te puedo decir lo que sentimos nosotros cuando vamos a los actos, a las reuniones. Lo que te encuentras es a gente que te agradece el discurso que estamos haciendo de ‘paremos esta dinámica de bloques y vamos a seguir resolviendo los problemas cotidianos de la gente’.

La gente sí que ha llegado a un punto de hartazgo y cansancio de decir ‘no puedo más’. A pesar de los días históricos y los días no históricos, la realidad sigue siendo la misma.

¿El debate nacional (independencia) ha impedido el cambio?

El debate nacional es positivo en la medida en la que había un 80% de la ciudadanía que quería votar y poder decidir cuál es el mejor encaje territorial de Cataluña.

El problema no creo que haya sido el debate nacional sino el ‘procesismo’, que parece que ha servido para que se deje de fiscalizar al gobierno y se deje de controlar cuál ha sido su acción. Ha servido para justificarlo todo y ese ha sido el problema. No habrá emancipación nacional si no hay emancipación social.

Creo que hay que responder a la demanda de ese 80% de la ciudadanía.

¿Y qué proponéis para responder esa demanda?

Proponemos un pacto de claridad, que sería un acuerdo entre todas las fuerzas catalanistas, y que está bien visto por el 57% de la sociedad española.

En este sentido, el debate nacional no tendría por qué impedir el cambio, pero la utilización que se ha hecho por parte de algunos, y no solo por la parte procesista, también desde el bloque de Rajoy, ha impedido que se haga el cambio en Cataluña y en España.

La vía unilateral ha servido a Rajoy para hacer lo que más le gusta, que es recentralizar y seguir recortando.

¿Las fuerzas catalanistas a las que te refieres son ERC, la CUP y PSC?

Claro. Pero tendría que ser siempre que esos partidos independentistas abandonasen la vía unilateral y siempre que el PSC acabe aclarando su proyecto. El catalanismo es progresista.

¿El PSC también?

El asunto es que, entre otras cosas, llevan como número tres – el PSC – a Ramón Espadaler, que viene de Unió y que participó en el aumento de tasas universitarias y que está en contra del aborto y la diversidad sexual. Nos hace dudar de cuál es el proyecto de Miquel Iceta.

Con esas líneas parece difícil evitar unas segundas elecciones, porque no parece que esos partidos cedan en esas cuestiones, al menos la CUP… ¿barajáis la posibilidad de que haya la necesidad de unos comicios?

Creemos que cuanta más fuerza tenga la candidatura de Catalunya en Comú Podem menos posibilidades hay de una repetición de elecciones. La ciudadanía cuando vota no se equivoca. No cabe en nuestro escenario una repetición de elecciones.

Lo que sí decimos es que nuestra propuesta es el catalanismo progresista. Hay fuerzas como ERC y PSC que vienen de ahí. Sin embargo, uno se ha desviado hacia la derecha y los otros se han quedado cegados por la vía unilateral. Cuanta más fuerza tengamos mayor garantía de que estos partidos vuelvan del sitio de donde no tendrían que haber salido nunca, del catalanismo progresista.

¿Xavi Domènech es el ‘candidato Borgen’?

Sí, creemos que es el candidato que tiene la llave. Y no es una llave para los bloques, sino para los catalanes.

Xavi es el único que no ha sido vetado por ninguno de los partidos y creo que por su trayectoria y por su honestidad es el único que puede aglutinar diferentes sensibilidades.

La idea entonces es que él sea el presidente, aunque no sea el candidato más votado, porque puede atraer a más partidos…

Exacto

¿No es una quimera la ruptura de los bloques para ello?

Yo creo que se romperá por necesidad. No hay alternativa. Es que mientras unos piensen en ganar a Puigdemont y los otros a Arrimadas nadie pensará en Cataluña. Todo es ganar por venganza, tomarse la revancha, y quien lo padece es la ciudadanía.

¿Comparte la opinión de Pablo Iglesias de que el independentismo ha despertado la sombra del fascismo?

Estábamos en el acto y a nadie nos chirrió y luego cuando ves el corte específico, así, sin contextualizar, dices ‘ostras, no’.

Yo creo que la responsabilidad de la violencia es de los violentos y creo que en un contexto donde hay tanta polarización y en donde los bloques se radicalizan, hay un caldo de cultivo perfecto para que ese fascismo, que no estaba desaparecido, resurja. Y lo hace con mayor impunidad.

¿El ‘procesismo’ tiene alguna virtud?

Mira la situación que tenemos ahora. Menos autogobierno, con una Cataluña que está gobernada por Soraya Sáenz de Santamaría, con una economía intervenida…en términos económicos y sociales no ha traído nada bueno.

Pero sí que lo que tenemos que aprender es que hemos visto la necesidad por parte de la ciudadanía de ilusionarse por un proyecto. Han sido capaces de realizar las mayores movilizaciones que ha habido en Europa en mucho tiempo.

Eso sí, con consecuencias nefastas, un fracaso absoluto y una clara irresponsabilidad

¿El referéndum pactado es el pilar de En Comú para satisfacer a esa parte de la población?

Sí. Por un lado el pacto de claridad que te comentaba. Y por otro, el referéndum pactado, que tendría que ser con garantías, tendría que seguir los criterios de la Comisión de Venecia. Ahí se decide qué tipo de pregunta se tiene que hacer, con cuánto tiempo se tiene que realizar la campaña, cuál tiene que ser el tratamiento en los medios…

A partir de ahí la idea es ir al Congreso a negociarlo.

¿Negociarlo con quién, con el actual gobierno de Mariano Rajoy?

Nosotros no decimos que sea fácil, ni que se hará rápido. Pero lo que sí decimos es que al PP o lo echas o no se desconecta. Por tanto, primero, acumular fuerzas en Cataluña y después llegar allí y negociar.

Parece una ilusión negociar algo así con el PP actual, y tampoco se atisba un cambio en el panorama del Congreso…

Claro, porque lo que está haciendo el PP es castigar a Cataluña para recuperar España. La están tratando como una moneda de cambio.

Está claro que el referéndum pactado no es fácil ni rápido, pero creemos que es mucho más viable y responsable de lo que nos hemos encontrado hasta ahora. Aquí todo el mundo sabe que no estamos viviendo en una república. Estamos casi en la etapa preautonómica.

Quedan cinco días para las elecciones, todo el mundo os quiere pero la perspectiva para En Comú no es la más halagüeña…

Todos los analistas están diciendo que, independientemente del número de escaños que nos dan las encuestas, que nunca nos tratan bien, que nuestro voto será decisivo. Y será decisivo no para decantar la balanza hacia un bloque, sino para poder construir un gobierno progresista.

Nuestro discurso es el más atrevido y por otro lado es el que comparte la mayor parte de la ciudadanía.

¿Por qué no se habla de los asuntos sociales?, ¿es culpa de los medios o también de los políticos?

Creo que ahí hay corresponsabilidad. Nosotros hemos presentado un programa que incluye más de mil propuestas donde la mayoría son exclusivamente sociales. Sin embargo, nos encontramos que es imposible hablar de ellas en cualquier tertulia, en cualquier debate.

La semana pasada estuve en La Sexta Noche. Después de quince minutos donde todo el mundo se tiró los trastos a la cabeza…ya nos podríamos poner de acuerdo para ver cómo desencallamos la situación. Y cuando nos sentemos será en base al programa y las propuestas. Pero nadie está hablando de esos temas.

Pero la población parece que compra más el discurso de los bloques que el vuestro… ¿por qué?

Siempre hay un componente emocional en el voto. Pero si miras los datos del CIS, el paro es la principal preocupación en Cataluña. Luego la DUI y el gobierno central de Mariano Rajoy. De todos modos, sí que parece que es cierto que no acaba de haber una traslación entre esos datos y las candidaturas.

No siempre el discurso más responsable, de sentido común, acaba siendo el más sexy.

Ander Cortázar

Periodista

Google Plus de Andre Cortazar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.