www.elboletin.com

Junqueras, Forn y 'los jordis' seguirán en prisión sin fianza

Junqueras, Forn y 'los jordis' seguirán en prisión sin fianza
Ampliar

El Supremo decreta libertad bajo fianza de 100.000 a los otros seis exconsellers que permanecían en la cárcel tras declarar la DUI

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha decidido que los exconsellers Oriol Junqueras y Joaquim Forn, además de los activistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, permanezcan en prisión provisional.

El magistrado fija una fianza de 100.000 euros para los otros seis exconsellers del gobierno cesado de Carles Puigdemont, para abandonar la cárcel. Son Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Josep Rull y Jordi Turull.

A todos ellos les pide medidas cautelares tras depositar esa fianza: comparecencias semanales, prohibición de abandonar el país y retirada de pasaporte. Si incumplen alguna de estas medidas serán devueltos a la prisión provisional.

El Supremo estima riesgo de reiteración delictiva para sustentar su decisión de que permanezcan en prisión los líderes de ANC y Ómnium Cultural, así como el líder de ERC y el exconseller Forn. Para todos ellos, no observa riesgo de fuga. En el caso de Forn, exconseller de Interior, el Supremo recuerda que estaba a cargo de los Mossos d'Esquadra, situación que agrava su situación penal a tenor de la decisión de hoy.

Los exconsellers declararon el pasado viernes ante el instructor del caso, después de que el magistrado agrupase las acusaciones por rebelión, sedición y malversación que inicialmente instruyó la Audiencia Nacional. Con esta decisión, la campaña electoral para los comicios autonómicos en Cataluña el próximo 21 de diciembre, se inaugura esta noche con el principal candidato en prisión: las encuestas apuntan a ERC como el partido más votado en las elecciones.

En el caso de los líderes de las agrupaciones independentistas ANC y Òmnium, ya conocidos como 'los jordis', llevan en prisión provisional en Soto del Real desde el 16 de octubre. Están acusados de un delito de sedición por, supuestamente, organizar a los manifestantes para obstaculizar los registros de la Guardia Civil a varias consellerías en los días previos a la celebración del referéndum del 1-O.

Diferencias en la "relevancia" de los delitos investigados

El auto recoge que “todos los investigados en el procedimiento comparten – y reconocen que todavía mantienen-, la voluntad de que el territorio de la Comunidad Autónoma en la que residen constituya la base territorial de una nueva República”.

El magistrado se apoya en el documento “Enfocats”, intervenido en los registros de la Guardia Civil y que recogía un “plan de actuación para la desconexión forzosa y garantizar el existo de una eventual vía unilateral”. El juez interpreta que ese esquema requería del apoyo de “la ciudadanía”, para lo que “diseñan una estrategia de manipulación social que facilite conducir de manera efectiva a los diferentes individuos en función de su pensamiento, categorizando a los catalanes según su posicionamiento ideológico”.

Es sólo uno de los puntos de todo un proceso de actuación que el magistrado introduce en el relato del auto para considerar que “el riesgo de permanencia en el delito existe y que es apreciable en todos los investigados”.

Pero estima que ese peligro “es bien diferente en las distintas aportaciones realizadas por cada partícipe”, a pesar de que “todos ellos expresen su voluntad de conducirse de futuro por el cauce legal”. El juez Llanera considera que “la lesividad” que acompañaría a la posible reiteración delictiva es distinta para cada cargo, y que “cuanto más relevante e irreparable sea el resultado de la acción que se presagia” más cautela judicial debe haber.

Por ello el auto admite que “es evidente que las aportaciones que hicieron los integrantes de la Mesa del Parlament, siendo esenciales para el designio compartido, por sí mismas no supusieron una irreparable puesta en riesgo de los derechos esenciales que otros partícipes sí contrariaron”, estima.

Pero el juez considera que en el caso de Junqueras, el exconseller de Economía acudió al edificio que estaba siendo registrado, y que Forn, como responsable de los Mossos, permitió las concentraciones ciudadanas contra esa operación. Son los dos miembros del Govern que Llarena encuentra responsables de estas concentraciones en las que el auto observa "violencia", de los que también culpa a Sánchez y Cuixart.

Sobre los líderes de ANC y Òmnium, el auto afirma que “ellos mismos participaron en la convocatoria del asedio que decenas de miles de manifestantes hicieron a la comisión judicial del registro de la Consejería de Economía” y “dirigieron también a las masas durante las 19 horas que duró el cerco, modulando los actos de violencia que se desplegaron”.

“Unos hechos violentos a los que acudió el propio Oriol Junqueras y que se vieron propiciados porque las fuerzas encargadas del orden público –bajo la responsabilidad de Joaquim Forn- favorecieran o no desplegaran ninguna actuación que pudiera ponerles término”, se lee en el auto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.