www.elboletin.com

¿El país de las subvenciones?: España es el estado europeo con menos ayudas públicas

Monedas
Ampliar
Monedas

El país solo repartió el 0,24% de su riqueza nacional en forma de ayudas públicas en 2015, casi un tercio menos que un año antes y tres veces menos que la media europea.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado hoy su Informe Anual de Ayudas Públicas para 2015: el total de las subvenciones concedidas por el Estado sumó el 0,24% del PIB, casi un tercio menos que en 2014, cuando las ayudas públicas alcanzaron en España el 0,33% de la riqueza del país.

El propio regulador, encargado de que esta “intervención pública” que son las ayudas no se utilice “de forma innecesaria o desproporcionada”, alerta de que España es el estado miembro de la UE con menos ayudas públicas en porcentaje de riqueza nacional. En Europa, la media asciende al 0,67% del PIB, por lo que España reparte apenas una tercera parte en ayudas públicas de lo que, de media, distribuyen sus socios europeos.

La CNMC informa de que “no se han otorgado nuevas ayudas al sector financiero, que siguen reduciendo su peso tanto en el conjunto de las ayudas, como en relación con el PIB en comparación con 2014 y más aún con 2013, año en que alcanzaron su nivel máximo”.

Para conocer la cuantía total de las miles de concesiones de ayudas públicas, la CNMN analiza también los últimos datos publicados por la Comisión Europea a través de su Marcador de ayudas de Estado. Estas cifras indican que las ayudas públicas siguen cayendo en picado en España desde el inicio de la crisis: desde 2009, las ayudas regulares (excluyendo las dirigidas al sector ferroviario) han caído más de la mitad en España, pasando de repartir más de 5,700 millones de euros a dejar la partida en 2.665 millones en 2015.

La evolución media en Europa dibuja la línea contraria: aunque ha perdido tres centésimas sobre PIB en el último año, las subvenciones medias de los socios de la UE pasaron del 0,62% del PIB en 2009 al 0,67% actual.

Demasiadas ayudas sectoriales

Según recuerda la CNMC,hay que distinguir entre “ayudas horizontales y sectoriales”, que difieren en su impacto distorsionador.

Las primeras benefician a cualquier sector y las segundas, como su nombre indica, se circunscriben a un ámbito concreto de la actividad productiva. “En principio, las ayudas de carácter sectorial tienen un potencial distorsionador mucho más elevado que las horizontales, por lo que uno de los objetivos de la Comisión Europea es disminuir el peso de las ayudas sectoriales”, explica el informe.

Se basa en que las ayudas horizontales “suelen tratar de resolver fallos de mercado, más o menos generalizados, como el insuficiente acceso al crédito por parte de las PYMEs y de las start-ups o la inversión insuficiente en I+D+i o en protección del medio ambiente”, entre otros ejemplos

Por el contrario, las sectoriales se dirigen a menudo a sostener, “por razones externas a la eficiencia económica, sectores productivos que no resultan competitivos y que, a menudo, se encuentran sobredimensionados”.

Y aquí es cuando llega el problema para España, donde el peso de las ayudas sectoriales sobre el total es mayor que en el conjunto de la UE. Además, mientras los Veintiocho mantienen una senda “inequívocamente” decreciente desde 2009, estabilizándose en el año 2015, en España el peso de estas ayudas sectoriales se incrementa del 30% hasta casi un 45% en 2013. Vuelven a bajar al 40% en 2014 pero se disparan hasta el 50% en 2015.

Violeta Muñoz

Hago la información de Madrid y a veces escribo sobre Derechos Humanos y Europa. Pro transparencia pública y rendición de cuentas.

Google Plus de El Boletin

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.