www.elboletin.com

Las Kellys ‘pregonan’ hoy por un turismo sin precariedad laboral en las fiestas del centro de Madrid

Las Kellys de Madrid.
Ampliar
Las Kellys de Madrid. (Foto: Ahora Madrid)

El Ayuntamiento encarga el pregón de las fiestas de La Latina y Lavapiés a la asociación de limpiadoras contra la explotación en un sector eminentemente femenino.

Las Kellys, plataforma de limpiadoras de hoteles que reivindica la aplicación del convenio de hostelería para sus trabajadoras y la prohibición de la subcontratación de sus servicios, darán hoy el pistoletazo de salida a las fiestas de uno de los grandes focos del turismo del país: el centro de Madrid. El consistorio de la capital anunciaba hace unos días que “su elección como pregoneras responde a su compromiso con un turismo sostenible y de calidad”.

Hoy arrancan las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma en los barrios de La Latina y Lavapiés, y a las 21 horas en la Plaza de Cascorro las Kellys de Madrid harán gala de su unión gremial para luchar contra los abusos laborales de uno de los empleos más precarios del país en los últimos años.

“Para nosotras supone una gran satisfacción tomar la palabra, ser las pregoneras de este distrito. Muchas de nosotras trabajamos en Centro, aquí tenemos nuestra sede, y contribuimos al carácter e identidad de este Madrid tan castizo”, señalaba la semana pasada Ángela Muñoz, vicepresidenta y portavoz de Las Kellys.

Nacidas oficialmente en octubre de 2016 como asociación autónoma que opta por la auto-organización, ya cuenta con grupos territoriales en las principales ciudades turísticas, como por ejemplo Barcelona, Benidorm, Lanzarote, Madrid o Mallorca. Decidieron unir sus fuerzas para visibilizar las condiciones de trabajo del colectivo de las camareras de piso y contribuir a mejorar su calidad de vida. Su nombre proviene de un popular juego de palabras “La Kelly, la que limpia”.

Entre sus reivindicaciones está la aplicación del convenio de hostelería y la modificación del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores para prohibir la subcontratación en este sector. Aseguran que la externalización de sus servicios pasa por la contratación de empresas multiservicios que compiten en el mercado a costa de recortar sus derechos laborales, pues dejan de ser camareras de piso para ser limpiadoras, perdiendo así su categoría profesional y gran parte del sueldo.

También reclaman el reconocimiento de trabajo penoso, de enfermedades profesionales y la realización de estudios ergonómicos independientes sobre las consecuencias sobre su salud de las tareas que desempeñan.

“Con Las Kellys se repite el modelo de precarización laboral de un colectivo eminentemente femenino. Muchas de ellas trabajan a destajo cobrando un euro y medio o dos euros por habitación en un sector, el turístico, que cada año bate récords de ocupación”, señalaba Jorge García Castaño, concejal del distrito Centro, al anunciar su elección como pregoneras.

El equipo de Manuela Carmena en el centro de la capital quiso así “reconocer el trabajo que vienen desempeñando para defender sus intereses y apoyar su lucha”. Recuerdan que la reforma laboral de 2012 las ha perjudicado enormemente al permitir que prevalezca un convenio de empresa por encima del convenio del sector, lo que se traduce en sueldos inferiores, categorías profesionales que no se corresponden con la realidad e incluso, en los casos de convenios que sí pagan lo mismo que el del sector hostelero, contratos a media jornada a cambio de trabajar una jornada completa.

Las integrantes de este colectivo en Madrid recibieron el encargo con ilusión “por el reconocimiento que supone”, y aseguran tener listo su mensaje de esta noche.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.