www.elboletin.com

La falta de camas para niños en el Gregorio Marañón lleva al jefe de la UCI pedriática a dimitir

Hospital Gregorio Marañón
Ampliar
Hospital Gregorio Marañón

El responsable de este servicio dimite al no poder “desarrollar su trabajo en condiciones y ante la desesperación por los recortes”.

Los recortes siguen pasando factura en la Sanidad madrileña. El jefe de la UCI pediátrica del Hospital Infantil Gregorio Marañón, Ángel Carrillo, presentó la semana pasada su dimisión ante la falta de medios y su incapacidad para atender a los pacientes “como se merecen” ante la carencia de una unidad donde trasladar a los niños tras las operaciones quirúrgicas más graves.

El responsable de este servicio toma esa decisión tras varios meses en los que “no ha podido desarrollar su trabajo en condiciones y ante la desesperación que viven cirujanos y anestesistas por los recortes del centro médico”. Así se afirma en un blog creado por uno de los médicos de la UCI del que se hace eco El Mundo.

Según este periódico, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid no dio importancia a esta dimisión, que achacó a que el médico que ha dimitido se iba a jubilar el próximo mes de julio. Es más, destacó que “la acumulación de días libres y vacaciones correspondientes ya le ha permitido al doctor apartarse de la actividad asistencial” y que estos problemas ya se solucionaron con la ampliación de las camas de la URPA (Unidad de Reanimación Postquirúrgica). A pesar de ello, el jefe de la sección de la UCI pediátrica renunció a su cargo al entender que la medida adoptada ni solucionaba la lista de espera de operaciones pendientes y ni solventaba la suspensión de intervenciones.

Los médicos de la UCI afirman que han “presentado muchos planes de ampliación y que han solicitado varias veces una unidad de cuidados intermedios para tratar a los pacientes crónicos y atender postoperatorios cortos también”. Respecto a la mencionada dimisión, señalan que “la dirección no ofrece ninguna solución a este problema y la gerencia ha llegado a decidir ingresar a pacientes quirúrgicos en la UCI pediátrica sin contar con él, ocupando la cama de urgencias”.

“Es una pena que terminen así 40 años de relación con el hospital pero por lo menos nos ha dejado un ejemplo de coherencia”, sostienen compañeros de Ángel Carrillo en declaraciones a El Mundo.

El Hospital Gregorio Marañón ha defendido su búsqueda de soluciones y ha ampliado con cuatro puestos la unidad de Recuperación postquirúrgica del Hospital Infantil, “ya que hay que tener en cuenta que muchos niños sólo requieren estar vigilados durante unas horas antes de ser dados de alta o trasladados a una habitación convencional”.

“Esto permitirá atender por especialistas a menores que tras ser intervenidos no requieren estar en una UCI, aunque sí con cierta vigilancia, y se liberan así esas camas para otros niños”, continúa este centro, que remarca que “por tanto se atiende a los dos tipos de pacientes según su patología y se liberan camas de la UCI para los pacientes más graves”.

Asimismo el hospital asegura que “jamás se ha dejado de prestar la debida asistencia a sus pacientes y que la atención siempre ha sido especializada y de calidad”. Una opinión que no es compartida por los médicos, que dicen que “que la reforma de la unidad de recuperación postquirúrgica para solucionar la lista de espera de las cirugías leves no está funcionando, y allí no pueden ingresar los niños que requieren cuidados intensivos, ni los pacientes crónicos o con patología médica”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Boletin
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.