Año XXIV - Madrid, Martes 27 de Septiembre de 2016

Rajoy convoca a los barones del PP para sofocar la rebelión interna por el aborto

Los presidentes de Extremadura, Galicia y Castilla y León han manifestado públicamente sus críticas a la reforma de Gallardón, aprobada hace unas semanas por el Consejo de Ministros.

Menéame
Enviar noticia por mail
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno
/ • 08:29

La reforma de la ley del aborto protagonizará el primer Comité Ejecutivo Nacional del PP de este 2014 en el que Mariano Rajoy se reunirá con sus barones autonómicos y con los máximos responsables del partido. El anteproyecto impulsado por Alberto Ruiz-Gallardón ha desatado una auténtica rebelión interna en las filas populares en las últimas semanas que el presidente del Gobierno tratará de sofocar en esta cita que arranca a las 11 horas en Génova.

A pesar de los esfuerzos del jefe del Ejecutivo por silenciar el tema del aborto en el PP, al que llegó a denominar como “ese asunto” en su comparecencia del 27 de diciembre para hacer balance del 2013, esta reforma está provocando una auténtica división en el partido.

Según pasan los días, las posturas están cada vez más enfrentadas. A las críticas vertidas por el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, o la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se han sumado algunos presidentes autonómicos. Barones de la talla de Alberto Núñez Feijóo, José Antonio Monago o, ayer mismo, Juan Vicente Herrera se han manifestado contra esta reforma.

El presidente de la Xunta de Galicia aseguró que “bien vale la pena mejorar” el anteproyecto para llegar a posturas “mucho más próximas”. “Es un asunto de enorme complejidad política, jurídica y moral. Sería bueno para todos tener una legislación apoyada mayoritariamente por las Cortes”, propuso Feijóo.

Un discurso que reforzó el barón popular de Extremadura cuando, en su discurso navideño, dijo que “nadie puede negar a nadie su derecho a ser madre, ni tampoco nadie puede obligarle a nadie a serlo”.

A estos hay que sumar el presidente de Castilla y León, que ha cerrado filas con los alcaldes de Zamora y de Valladolid, los populares Rosa Valdeón y Javier León de la Riva, que no dudaron en cargar contra la reforma de Gallardón.

Estas críticas han tenido su respuesta. El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, entre otros, ha afeado a sus compañeros de partido sus ataques a este anteproyecto y ha retado al propio Monago a mostrar su opinión en la reunión del Comité Ejecutivo.

“Vamos a ver si aquellos que han levantado la voz sobre algunas decisiones, si son capaces de hacerlo” en esta cita, señaló ayer Fabra que destacó que hay dirigentes del PP que “quieren quedar bien con otros que, a lo mejor están apoyando su gobierno” y “no con aquellos que le están votando”.

Este incendio es el que Rajoy tiene que sofocar hoy si no quiere que las cosas pasen a mayores cuando esta reforma pase por el Congreso en su trámite parlamentario. Y es que, a pesar de que desde la dirección del Grupo Parlamentario se niega cualquier división, la amenaza de un motín en la votación está más que latente a tenor del revuelo que se ha desatado.

Esta reforma dejará en un segundo plano el intento del presidente del Gobierno de llamar a los suyos a continuar ‘remando juntos’ contra la crisis e iniciar la carrera a las elecciones al Parlamento Europeo de finales de mayo, cuyo candidato aún está por concretar.

PUBLICIDAD
info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar