www.elboletin.com

Reino Unido construirá un muro ‘anti-refugiados’ en Calais

Bandera de Reino Unido
Bandera de Reino Unido
El gobierno británico asegura que es una medida conjunta entre los Ejecutivos de Paris y Londres.
El refranero español resumiría con ‘ojos que no ven, corazón que no siente’ la política de asilo emprendida hace un tiempo por la Unión Europea. Se trata de crear burbujas de realidad donde todo lo que pueda alterarla debe quedar fuera y ajeno a la visión humana. Por eso Europa tiene ahora más kilómetros de muros anti-refugiados que los que tuvo en su día el muro de Berlín. Reino Unido es el último país en sumarse a esta política de levantar paredes que aíslen a los refugiados.
 
El gobierno británico ha admitido este miércoles que a lo largo de este mes comenzarán las obras que construirán un muro de cuatro metros de altura, y de algo más de un kilómetro de longitud, en el puerto francés de Calais. El Ministro de Estado de Inmigración de Reino Unido, Robert Goodwill, ha asegurado que esta medida forma parte de las medidas de seguridad que conjuntamente están llevando a cabo Francia y el país británico.
 
Los refugiados que residen en el campo de refugiados de ‘La Jungla’ en Calais anhelan poder llegar a Reino Unido. Por eso, el muro se va a construir en la margen derecha del puerto de Calais, donde según Goodwill los refugiados y los migrantes abordan a los camiones que se dirigen hacia el Eurotúnel que cruza el canal de la mancha que separa Francia de Reino Unido. La construcción se realizará a ambos lados de la carretera con la idea de proteger a los camiones y otros vehículos.
 
La Asociación de Transportes ha asegurado que esta medida no resolverá el problema, ya que, según ellos, otras partes de la zona quedarán expuestas y sin vigilancia. "Es imperativo que el dinero para pagar por un muro estaría mucho mejor empleado si se dedicase al aumento de la seguridad a lo largo de los caminos de acceso," dijo un portavoz de la Asociación.
 
Como era previsible, la confirmación de la construcción del muro al que los residentes de la zona ya conocen como “la gran muralla de Calais”, está conllevando muchas críticas. François Guennoc es miembro de Auberge des migrantes, un grupo de ayuda al migrante y refugiado, y trabaja en Calais. Guennoc asegura que  "Este muro es la última extensión de kilómetros de cercas y vigilancia de seguridad ya existentes. Se acaba de dar lugar a que la gente tenga que ir más allá para conseguir zafarse de él […] Podría hacer más peligroso el camino para las personas, ya que hará subir las tarifas de los traficantes de personas y la gente va a terminar tomando más riesgos”, lamenta Guennoc.
El muro y las medidas de seguridad conjuntas emprendidas por Francia y Reino Unido tendrán un coste total de 23 millones de euros, y tienen previsto concluir la construcción de este muro a finales de año.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.