Año V - Madrid, Lunes 20 de Octubre de 2014 - Últ. act.: 13:18 hs GMT+1

Amper cierra su ERE y volverá a ampliar capital para Enrique Bañuelos

Día de vértigo el de este viernes para los accionistas de Amper. Tras el optimismo de media sesión al calor del cierre del anunciado expediente de regulación de empleo (ERE), la tecnológica ha cerrado en mínimos de la sesión tras conocerse que Bañuelos no se hará con todas las acciones que había prometido, sino que ha forzado una segunda ampliación de capital.

Menéame
Enviar noticia por mail
/ • 19:49

Día de vértigo el de este viernes para los accionistas de Amper. Tras el optimismo de media sesión al calor del cierre del anunciado expediente de regulación de empleo (ERE), la tecnológica ha cerrado en mínimos de la sesión tras conocerse que Bañuelos no se hará con todas las acciones que había prometido, sino que ha forzado una segunda ampliación de capital.

El empresario Enrique Bañuelos finalmente no desembarcará en Amper con toda la fuerza que había prometido hace meses. El saguntino se conformará, de momento, con suscribir acciones por los 10 millones de euros que ya había adelantado a la cotizada el pasado mes de octubre. Para alcanzar los pactados 15 millones ha forzado una segunda ampliación de capital a la que tendrán acceso también el resto de accionistas de la compañía, si bien esta vez el conocido hombre de negocios ha suscrito, a través de su vehículo de inversión Veremonte, el “compromiso irrevocable” de hacerse con nuevas acciones por 5 millones de euros, es decir, un tercio de la ampliación.

Sin embargo, a los analistas no les ha gustado el hecho de que esta nueva ampliación comience a rodar una vez que ya sean negociables los títulos que Bañuelos ha suscrito en la anterior emisión de acciones diseñada a su medida y que aún así no ha completado. Los más críticos con el valenciano creen que podría dedicarse a vender acciones de esta primera y abultada ampliación para sufragar los costes de su recién adquirido compromiso para con la segunda.

El éxito de esta nueva ronda de levantamiento de capitales estará vinculado en gran medida a que otros socios de referencia de Amper, más allá de Bañuelos, acudan a comprar nuevas acciones con los porcentajes que sus actuales participaciones les permiten. La pelota está, pues, en el tejado de inversores como el fondo sueco Tvikap (22%), la cotizada Ezentis (5,8%), CaixaBank (5,1%) y la sociedad Liquidambar (5%).

Para mayor comodidad de Bañuelos, Amper ha amortizado 4,3 millones de euros de su deuda en este mes de diciembre. Y es que, el apalancamiento es el gran talón de Aquiles de las cotizadas españolas y la tecnológica ya ha anunciado en varias ocasiones que buena parte de los fondos procedentes de estas ampliaciones se destinarán a “reforzar su posición financiera” amén de potenciar su plan de expansión por Latinoamérica y, especialmente, Brasil.

Precisamente, esta región y país han sido además por mucho tiempo los destinos de las inversiones de Bañuelos en los últimos años en que había estado ‘lejos de casa’. Desde su retirada de la inmobiliaria Astroc, ahora rebautizada como Quabit, el valenciano había focalizado sus inversiones fuera de España y del ladrillo que tantas críticas le deparó cuando el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Además, Amper acaba de aprobar su ERE, una medida que aunque planteada con anterioridad al desembarco de Bañuelos también parecía ser requisito ‘sine qua non’ para su apuesta por la cotizada, según algunos gestores. En este sentido, en lugar de haber suprimido los 210 puestos de trabajo planteados, la tecnológica despedirá a 170 trabajadores -un centenar de ellos de forma temporal- y reducirá sueldos en hasta un 20%.

Al calor de tanta novedad, el volumen de negocio en Amper triplicaba este viernes su media anual diaria, al acariciar los 100.000 títulos frente a una media que no alcanza las 40.000 acciones. En el lado comprador de la ventanilla, los gestores más activos eran los de Mercavalor, Sabadell y Société Générale. Mientras tanto, las ventas que al cierre de la sesión se imponían y dejaban a la cotizada a 1,61 euros por título -mínimos del día- las marcaban Link Securities, Santander y Credit Suisse.

PUBLICIDAD