www.elboletin.com

‘Hazte Banquero’, la vida en la corte de los horrores del rey Blesa

Cartel de 'Hazte banquero'
Cartel de 'Hazte banquero'
La tragicomedia de Simona Levi y Sergio Salgado pone sobre el escenario los excesos y los desmanes de la época dorada de las élites extractivas españolas.
Cartel de 'Hazte banquero'
Cartel de 'Hazte banquero'
Seré directo. No tienen nada que temer. Contra el pronóstico de algunos, la excelente obra ‘Hazte Banquero’, subtitulada ‘Tarjetas Black’: todo lo que quisieron ocultarte’, no es un aquelarre realizado por un grupo incontrolado de perro flautas furiosos empeñados en demonizar a las sufridas élites financieras españolas, cuyos derechos judiciales han sido pisoteados por jueces prevaricadores.
 
En absoluto. Se trata de un excelente espectáculo, minimalista y posdramático, que entretiene a la par que suministra toneladas de información imprescindible y que retrata con acierto la época dorada de las élites financieras españoles, que se encuentra en la raíz de la devastadora crisis, económica, política e institucional que aún nos devora.
 
El mérito en primer lugar, habría que atribuírselo a una dramaturgia ajustada y muy bien planteada, con los golpes justos e imprescindibles de humor y efecto, obra de Simona Levi y Sergio Salgado, que convierte en materia teatral de primer orden unos materiales extraídos de la realidad pura y dura: los famosos correos del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. Un verdadero tesoro como base argumental, sin duda.
 
Y es tan alucinante que, ciertamente, no sobran las advertencias que de tanto en cuanto, Levi y Salgado han incluido en el texto para recordar al público que, por muy extraño que parezca, todo lo que oyen y ven reproducido sobre el escenario ha ocurrido en realidad y se trata de frases y palabras textuales extraídas de los correos corporativos entre el viejo amo de la caja madrileña y algunos destacados miembros de su corte de los milagros, en la que encontramos nombres tan significativos como el de Luis de Guindos, el actual ministro de Economía del Gobierno español.
 
Pero no nos toca hacer ‘spoilers’ de una obra que merece la pena ver y recomendamos totalmente. Habría que añadir, que las comparaciones aportadas y el esfuerzo de los dramaturgos por situar al público en el contexto están muy bien traídas y cumplen su función, insertados en una estructura sólida pero dinámica que emparenta el trabajo de Levi y Salgado con otras obras contemporáneas similares en intención y dinámica escénica como los últimos trabajos de los hermanos QY Bazo, entre otros.
 
Levi brilla además como directora al conseguir que, como decíamos antes, un material tan supuestamente arduo y farragoso sea tan fácil de digerir por un público ensimismado. Su trabajo con los actores ha sido tan profundo y adecuado que, sin quererlo, esos ‘golfos’ de cuello blanco que vemos sobre las tablas llegan a convertirse en villanos entrañables, miembros sí de una ‘casta’ terrible, pero, a la vez, nuevos aspirantes a formar parte del paseo de las estrellas de la tradición picaresca española.
 
Pero es obvio que nada de esto funcionaría sin el trabajo correcto siempre y brillante, a veces, de los cuatro comediantes que ponen en pie la obra. Josep Julien, Albert Pérez, Elies Barberà y Agnés Mateus, se meten perfectamente en la piel de esos personajes, tristemente reales, a quienes tienen que dar vida, manejan con soltura el gesto y los matices y sólo sobreactúan, alguna que otra vez. Una sobriedad que se agradece en tiempos de histriones, mítines y arengas.
 
En conclusión, y desde mi punto de vista, ‘Hazte Banquero’ es una gran obra de teatro que merece la pena ver y que debería ser representada en todos los institutos de España. Por aquello de que siempre es bueno poner en contacto a la juventud con la fuerza y la potencia del teatro como espectáculo insustituible y por eso otro de que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Yo creo que este espectáculo puede ser un arma para erradicar el ‘adanismo’ suicida que nos caracteriza. No se lo pierdan, amigos.

Rafael Alba

No fui fotógrafo de "Playboy", pero sí hice allí entrevistas y artículos. Escribí sobre música en "Diario 16", "Geo", "El Gran Musical", "ZZPOP", "Audioprofesional", "Sterofonía" y "Backstage". En "El Economista", "America Económica", "Cuba Económica" y "La Revista de la Bolsa" intenté aprender economía. En "El Boletín" me metí en política. Y ahora he vuelto a lo mío. Pero lo que más me gusta es tocar la guitarra, así que no es raro verme subido al escenario de algún club…con Las Dos en Punto, por ejemplo.

Google Plus de Rafael Alba

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.